CUENTOS PARA A QUITAR EL PAÑAL

cuentos para quitar el pañal

¡Hola de nuevo! Hoy vengo con una entrada muy especial para mi por dos razones. La primera es que vamos a hablar de un cuento para niños, que me encanta. Y la segunda es que ya es hora de que mi princesa Jimena se vaya deshaciendo del pañal y empiece a usar el orinal.

Voy a introducir aquí un modo nostalgia porque mi bebé se me hace mayor demasiado rápido… sniff sniff. Así que he decidido fusionar las dos cosas y voy a contaros los que, para mí, son los cuatro cuentos para quitar el pañal a tener en consideración para apoyarnos y hacer mas lúdica y amena la tarea de nuestros peques cuando llegue la hora de ir quitando el pañal.

Dentro del mercado de los cuentos infantiles hay un gran número que están orientados a la etapa de control de esfínteres. Los cuentos son como los colores, hay muchos y para todos los gustos pero yo voy a hablaros y enseñaros los que yo he decidido añadir a la biblioteca infantil de mi casa.

Todos los que he comprado me encantan, pero voy a ir mencionándolos desde mi menos favorito hasta llegar al que me rechifla.

LISTADO DE LOS 4 MEJORES CUENTOS PARA AYUDAR A QUITAR EL PAÑAL

Como os he dicho antes, voy a comenzar por el menos favorito hasta llegar al que desde siempre he tenido en mente para comprar llegado el momento de quitar el pañal a Jimena.

MI CACALENDARIO

Como podéis ver, esto no es un cuento para quitar el pañal pero si una herramienta para ayudarnos con la tarea de retirar el pañal. En Mi Cacalendario encontraremos un montón de pegatinas que representan el pis y la caca para que los peques las peguen en las casillas indicadas en el momento que hagan sus cositas en el baño. Por la experiencia que me ha dado mi trabajo, puedo decir que la simple motivación de que puedan pegar una pegatina si consiguen el objetivo les encanta.

En la primera página podemos encontrar las «instrucciones de uso», una ficha en dónde apuntar los datos del peque y un espacio para colocar un foto incluso. Luego las páginas van semana a semana con recuadros en los que pegar las pegatinas de pis o caca. Tendremos 8 semanas de espacio para intentar lograr el objetivo de retirar el pañal. Al final del todo nos encontramos con un diploma que seguro a los nenes les hace ilusión recibir cuando el pañal quede en el olvido.

¿PUEDO MIRAR EN TU PAÑAL?

¿puedo mirar en tu pañal? libro para ayudar a quitar el pañal a los niños y niñas

El protagonista de este cuento para quitar el pañal de Guido Van Genechten, autor que me encanta, es Ratón y no puede ser más curioso. ¡Le entusiasma observar y mirar todo! tanto que le pregunta a todos su amigos si puede mirar que hay en sus pañales.

Cabra, Vaca, Liebre y demás amigos enseñan a Ratón su pañal y en él descubrimos, mediante una solapa, las diferentes cacas que hacen los animales. Cuando Ratón ya los ha visto todos, son sus amigos quienes le piden que enseñe su pañal. Ratón encantado enseña lo que hay en su pañal. Y ¿sabéis lo que sus amigos se encuentran? ¡Nada! porque Ratón hace cacas en el orinal y ya no mancha el pañal. ¿Orinal? ¡Vamos a probarlos todos!

EL ORINAL DE LULÚ

Lulú es la protagonista de esta historia. Está aprendiendo a usar su orinal, que lleva a todas partes, aunque también usa el váter como los mayores. La aventura de Lulú invita a participar en ella ya que gracias a sus solapas y pestañas podemos ayudarla a, por ejemplo, coger papel higiénico.

De este libro me encantaron su ilustraciones, sencillas y coloridas y que sea un cuento «interactivo». Veremos como Lulú pasa por todas las fases que quitar el pañal implica. Pis en el orinal, en el váter, como, a veces, se nos escapa y mojamos la ropita pero… ¡no pasa nada! todo forma parte de nuestro aprendizaje. Al final, con paciencia y mucho amor Lulú lo consigue.

EL LIBRO DE LOS CULITOS

Y aquí está, por fin, el libro que siempre dije que compraría a mis hijos para cuando llegase el momento de quitar el pañal. Seguramente no sea el más bonito visualmente ni el más entretenido, ya que no tiene ningún tipo de solapa o pestaña con el que los peques se entretengan pero entre este cuento y yo hay una historia que se remonta a mis inicios en la Educación Infantil. Ya os dije antes que este autor me encanta y este cuento tiene mucho que ver.

Juan es el protagonista de esta historia que es rápida y sencilla. Comienza con las ganas de hacer pis de Juan en su nuevo orinal de color rojo porque quiere tener el culito seco. A partir de ahí iremos viendo diferentes tipos de culitos, grandes, finos, pequeños… todos sentados en un orinal rojo igual que Juan.

La historia no puede ser más sencilla, como ya os avisé, pero os aseguro que Juan tiene algo que a los niños les encanta. En mi aula todos los días, a la hora del cuento, me piden que les cuente la historia de mi amigo Juan. Ellos ya se lo saben de memoria, pero no les importa porque así me ayudan a contarlo. Estoy deseando que Jimena y Juan se conozcan y espero que sean tan amigos como lo somos Juan y yo.

Ojalá estos cuentos para quitar el pañal os ayuden con la tarea de retirar el pañal a vuestros peques y hagan que para ellos sea más lúdico y ameno.

CONSEJOS PARA QUITAR EL PAÑAL

Puesto que todos los niños no son iguales y no maduran al mismo ritmo, el momento de retirar el pañal tampoco es el mismo.

Es muy importante que sepamos «ver» cuando ha llegado la hora en que nuestro pequeño deje atrás el pañal. Esto nos ahorrará frustraciones y desesperaciones tanto a nosotros como al peque. A continuación te voy a dar algunos consejos que, espero, te ayuden cuando llegue el momento de que tu pequeñín se haga un poco más mayor.

  • Que el niño esté preparado para decir adiós al pañal.

Puede parecer una obviedad, pero te aseguro que muchas veces se comete el error de quitar el pañal porque «ya toca» sin tener en cuenta si el niño está preparado para ello. Y ¿Cómo sabemos si ya es el momento adecuado? Pues es el propio peque el que nos va a ir dando pistas de si está listo. Que haga gestos o diga que el pañal le molesta, que avise cuando tiene el pañal sucio o que amanezca varios días con el pañal seco son pistas muy significativas de que le está llegando la hora de decir bye bye al pañal.

  • Explicarle que ha llegado el momento de quitar el pañal

Es muy importante hacer partícipe al pequeño del cambio que va a sufrir. Llevarle contigo cuando vayas a comprar el orinal y dejarle que escoja su favorito es algo muy positivo, ya que motivará al niño a sentarse en él.

Hablarle y contarle para qué sirve eso que habéis comprado y que pruebe a sentarse, incluso con la ropa puesta, son pequeños pasos que harán la tarea más fácil. Podéis, también, empezar a sustituir los pañales convencionales por aquellos que son tipo «braguitas» o «calzoncillos». Resultan más sencillos de subir y bajar y ayudarán a que sentemos al niño en el orinal en momentos puntuales del día. Hacer esto unos días antes de retirar por completo el pañal es un entrenamiento perfecto.

  • Crear una rutina para ir al baño.

Siempre y cuando sea posible es muy beneficioso crear un horario para ir al baño a sentarse en el orinal. Intenta que la hora sea la misma, después de las comidas, por ejemplo, y si el peque va a la guarde puedes comentarle a las Técnicos el proceso que estás haciendo en casa y que en las horas que esté allí también adquiera una rutina en el orinal.

  • Elegir un momento adecuado

Esto resulta muy importante también. Tenemos que tener presente y muy en cuenta la fecha del año en la que vamos a comenzar la transición. Yo recomiendo, incluso, alargar el momento si es necesario y hacerlo coincidir con la mejor fecha posible. Esta suele ser en épocas de buen tiempo y vacaciones.

Por lo que fechas como Semana Santa o verano son las mejores. La temperatura es agradable lo que nos permite que el niño lleve menos ropa puesta y que si ocurren «accidentes» resulte más sencillo de cambiarle de ropa y evitar que esté mojado con temperaturas bajas que le puedan ocasionar resfriados. Las vacaciones hacen que el niño esté en un estado más relajado y no le suponga un «agobio» añadido el proceso que le viene.

  • Cuando decidas retirar el pañal hazlo durante todo el día y «con todas las consecuencias»

Aquí me refiero a que, una vez que te lances, no estés quita y pon el pañal. Lo único que vas a conseguir así es crear confusión al niño. Si vais a salir, llévate una mochila con cantidad de ropa de cambio, incluso calzado. Es más, si tienes la posibilidad, llévate su orinal y continúa con la rutina de horarios ya establecida. Quitar el pañal al peque no significa que debamos estar encerrados en casa hasta que consiga el control total de los esfínteres. Será necesario cargar con más bultos en las salidas pero no debemos modificar ni paralizar nuestras vidas o rutinas.

En cuanto al pañal de la noche yo te recomiendo, de momento, ni siquiera pensar en ello. Siempre es el que resulta más difícil de retirar y lleva más tiempo, por lo que primero vamos a conseguir que controle el pis y la caca durante el día y ya nos meteremos en ese «berenjenal» más adelante.

  • Evitar castigos, regañinas o malas caras

Es crucial que este proceso no suponga ningún estrés o trauma al peque. Es perfectamente normal que tenga escapes y accidentes. Así que si esto ocurre, por favor, no riñas ni llames la atención al niño. Conseguirás muchos mejores resultados si le haces ver que no pasa nada, que cambiamos de ropa y ya está y que seguiremos intentando llegar a tiempo para hacer pis en el orinal. En cuanto a ti, no te agobies si ves que sus compis de guarde progresan más rápido que tu nene, cada uno tiene su ritmo y ya le llegará el turno al tuyo.

Y hasta aquí estos pequeños consejos para quitar el pañal que durante todos mis años de trabajo he intentado poner en práctica y que voy a seguir ahora que llega el momento de Jimena. Me encantaría que me contaseis si os han servido estas pequeñas pautas a la hora de retirar el pañal. Me despido ya unicornios.

¡Hasta pronto!

También te pueden gustar estos cuentos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba